No hay comentarios

Chapala es…

 Chapala significa “lugar de búcaros u ollas pequeñas” (náhuatl); “lugar muy mojado o empapado” (coca), o el “lugar de chapulines sobre el agua” (náhuatl).

En sus orígenes Chapalac o Chapallan fue un asentamiento prehispánico cuya antigüedad más remota es encontrada en el siglo XII de nuestra era, cuando una migración de tribus (origen náhuatl provenientes del noroeste del país) alcanzaron estas latitudes, encontrando la ribera norte del lago sumamente poblada, como lo refiere Fray Antonio Tello, fraile y cronista franciscano.

A finales del siglo XIX con la llegada de extranjeros que atraídos por la belleza de la ribera y las bondades de su clima, construyeron las primeras fincas “veraniegas” que poco a poco fueron transformando el paisaje de esta “aldea de pescadores”.

Entre las dos primeras décadas del siglo XX se construyen el Palacio Municipal y la antigua estación del primer y único servicio de ferrocarril que operó y comunicó a Chapala a través de la ciudad de Guadalajara hacia el norte del país, y a través de la ciudad de México con el resto del mundo. El edificio de la Antigua Estación de Ferrocarril además de ser considerado el baluarte de la ciudad, representa el despegue de la Gran Época de la Ribera Chapálica.

Entre los atractivos arquitectónicos podrá visitar el Palacio Municipal, la Antigua Estación de Ferrocarril, el Hotel Nido (Lugar de las oficinas municipales); las fincas ubicadas en el Paseo Ramón Corona: todos de estilo renacentista. También se puede apreciar la arquitectura del Restaurante Cazadores de estilo victoriano. En cuanto a los inmuebles de carácter religioso se cuentan las Parroquias de San Francisco de Asís en Chapala y la de San Andrés en Ajijic, ambas de estilo renacentista.

Por supuesto no se puede ir sin visitar su mayor atractivo, es decir El lago de Chapala, donde es posible realizar distintas excursiones y paseos en lancha por el lago, y visitas a las islas. La visita a la Isla de los Alacranes la cual toma dos horas, para descansar en restaurantes de comida regional, o a la Isla del Presidio, que toma 4 horas, visitando el monumento nacional de las ruinas del fuerte que alguna vez presenció la histórica Batalla de Mezcala.

Uno de los atractivos más conocidos de la zona, son sus SPA, que proporcionan un estado de relajación y de terapia natural.

Cuenta también con dos campos de golf, canchas de tenis, parques y centros de entretenimiento, etc.

La oferta gastronómica de tan variados países y de reconocidos chefs, hacen que comer en la ribera de Chapala sea una delicia.

El encuentro con la naturaleza es casi un paso obligado pues las caminatas para ver las cascadas del tepalo, o las aguas termales en San Juan Cosalá, marcan la diferencia de este tan variado y singular destino jalisciense, importante llevar GPS o un muy buen guía.

También podrá admirar vestigios de pinturas rupestres que se encuentran en el lado oriente de la barranca.

En artesanía destaca la elaboración de piezas de cantera, madera tallada, vestidos típicos, hilados, tejidos de seda y artículos de alfarería, cerámica, bordados, tallados de madera y de hueso.

También le recomendamos probar su comida típica como son:Caldo michi, charales, bagre, pescado blanco, caviar y birria de carpa, cebiche y una amplia diversidad de alimentos preparados con las especies del lago; dulces de leche quemada, tamarindo, guayaba, jamaica y arrayán y rompope, ponche, tequila y sangrita.

Los visitantes a la Ribera pueden encontrar en toda la zona, una gran diversidad de lugares para su estancia, como lo son bungalows, casitas, hoteles, B&B, hoteles desde 5 estrellas con piscinas cristalinas y vistas panorámicas extraordinarias, hasta la sencillez y comodidad de los hostales, en callecillas empedradas y sencillas. Los servicios e instalaciones son muy variables, pero es seguro decir que habrá un sitio ideal y a la medida de cada persona y su presupuesto.

Fuente: http://www.pueblosmexico.com.mx/pueblo_mexico_ficha.php?id_rubrique=305

Comments (0)

Translate »